Funciones suspendidas por protocolos sanitarios

No son momentos fáciles para las artes escénicas ni para el resto de las más de 200.000 personas desempleadas en Uruguay, la prohibición de espectáculos y la falta de medidas de protección social nos enfrenta a situaciones muy difíciles por estas horas.

A pesar de que en las artes escénicas no hubo ningún foco de contagio, nuevamente estamos impedidos de realizar las funciones, ni siquiera al aire libre y cumpiendo con todos los protocolos necesarios.

Se deben tomar medidas para proteger a los miles de trabajadores que por la emergencia cultural quedan en extrema vulnerabilidad y desprotección.

Así como hubo marcha atrás con las medidas adoptadas en los gimnasios, sería muy sano que se reabrirán los espectáculos reviendo esta injusta medida que fue tomada sin fundamentos científicos y con un claro sesgo ideológico.

Para los grupos circenses la temporada de verano constituye la fuente principal de sustento anual, por lo que el impedimento de trabajo en este periodo les impacta de forma crítica.

Entendemos que es necesario generar las condiciones de posibilidad para que todas las personas podamos cuidarnos, y en este marco no están presentadas tales condiciones.